impeachment
Home  »  Community News  »  impeachment
abr
17
Julian Martínez Ramos
Análisis: Los recurrentes tropiezos de la política en América Latina
Análisis, Anuncios, Noticias
0
, , , , , , , , , , , , , , ,
Manuel Alcántara

Compartimos el análisis de Manuel Alcántara sobre los procesos políticos que vive América Latina. Originalmente en el portal Política Exterior

Los recurrentes tropiezos de la política en América Latina

MANUEL ALCÁNTARA SÁEZ

 

Aunque no se ha dado la derrota en las urnas del correismo en Ecuador, pero sí se ha producido el abandono temporal de la arena política de Rafael Correa, cuatro años después de la muerte de Hugo Chávez concluye un periodo en la política de América Latina en el que han tenido cabida hechos de indudable trascendencia regional como la salida del poder del peronismo, el juicio a Dilma Rousseff, el proceso de paz en Colombia y la muerte de Fidel Castro. Todo ello sella el final de un ciclo heterogéneo donde se dieron cita tres fenómenos de naturaleza diferente: el crecimiento económico basado en el alto precio de las materias primas y la fuerte demanda asiática; gobiernos que sesgaron la política en la región hacia una izquierda variopinta reivindicativa de lo nacional popular, del regionalismo y promotores de un discurso antinorteamericano, y, en tercer lugar, una conjunción sin precedentes de fuertes liderazgos carismáticos. Este ciclo, iniciado a comienzos del presente siglo, había sido continuación de otro de carácter neoliberal alumbrado por las recetas del denominado Consenso de Washington y por las reformas políticas bajo el señuelo de la gobernabilidad, entre las que se incluía la reelección presidencial. Desarrollado a lo largo de la década de los noventa, el ciclo neoliberal acaeció tras el ciclo transicional de la década precedente, cuando la recuperación de la democracia mantuvo esquemas estado céntricos.

El triunfo del oficialista Lenin Moreno en Ecuador, aunque no se alinea en la línea del cierre del ciclo del “giro a la izquierda”, sí supone un posible cambio sobre la base de la necesidad de confrontar una indudable mala situación de la economía desde una posición de un liderazgo muy diferente al ejercido por la cargante –rayando su carácter autoritario– conducción política de Correa durante una década de gobierno. Moreno, un hombre con experiencia política, contará con una cómoda mayoría en la Asamblea Legislativa. Sin embargo, dos circunstancias acaecidas en las últimas semanas en la región evidencian la permanente pulsión en el terreno institucional, con sesgos anti institucionales, que acompañan la apertura del nuevo ciclo político cuyos lineamientos son todavía precipitados definir hasta las elecciones presidenciales de Colombia, México y Brasil en 2018.

La primera tiene que ver con la deriva autoritaria del proceso político en Venezuela, en clara consonancia con el proyecto hegemónico que se viene impulsando en este país desde hace ya más de tres lustros. Si las elecciones legislativas de finales de 2015 pusieron de relieve la complejidad del panorama político del país, que se reafirma como plural y que como tal responde negando la confianza al gobierno desde una perspectiva heterogénea, la respuesta de este no ha dejado de manipular torticeramente las instituciones para bloquear la acción tanto de control como legislativa de la Asamblea. El control del ejecutivo sobre el poder judicial ha supuesto un mecanismo para doblegar al legislativo en un juego agónico de supervivencia enmarcado en una situación de deterioro económico insólito. Un intento de autogolpe permanente, que como sucediera en Perú con Alberto Fujimori en 1992 y en Guatemala un año después con Jorge Serrano, supone una seria anomalía en el desarrollo institucional de unos sistemas políticos más acostumbrados a que las interrupciones de la institucionalidad vinieran desde el legislativo contra el ejecutivo. Las recientes interrupciones presidenciales, enmarcadas en esquemas de actuación muy distintos, en Brasil (Rousseff en 2016), o en Paraguay (Fernando Lugo en 2013), al amparo de sendos juicios políticos, o en Honduras (Mel Zelaya en 2009) a través de un golpe de Estado, son una evidencia de ello. Representan todos claros ejemplos de la tensión autoritaria que permanece agazapada a pesar del evidente avance irrestricto de la democracia, en su dimensión electoral, en la región.

La segunda se refiere al siempre candente asunto de la reelección presidencial. Dos países, que junto con México, Panamá y, recientemente, Colombia han mantenido la imposibilidad de la reelección, se encuentran en una tesitura de eliminarla: Honduras y Paraguay. Precisamente, ambos escenario de la interrupción presidencial de los presidentes citados más arriba. Mientras que en Honduras el actual presidente, Juan Orlando Hernández, aprovechando la decisión de la Corte Suprema de Justicia relativa a la “inaplicabilidad” de la prohibición de la reelección, acaba de ganar las primarias del Partido Nacional, en Paraguay partidarios del actual presidente Horacio Cartes, del Partido Colorado, y del depuesto presidente Lugo, del Frente Guasú, aúnan sus fuerzas para eliminar la cláusula que prohíbe la reelección en la Constitución de 1992 (artículo 229), generando un conflicto que se ha cobrado ya una víctima, ha apaleado al líder del Partido Liberal Radical Auténtico, Efraín Alegre, y ha provocado el incendio del Congreso. Son evidencias de un escenario en el que el cumplimiento de las reglas es proceloso y las formas mediante las que se pueden cambiar son a menudo violentadas, como en este terreno ya aconteció en Nicaragua.

sep
19
Julian Martínez Ramos
Análisis: Acto final y epílogo en Brasil
Anuncios, entrevistas, Noticias
0
, , , , , , , , ,
emerson cervi

Compartimos el análisis de Emerson U. Cervi, profesor visitante en Flacso España, sobre la situación actual en Brasil. Publicado originalmente en Latinoamérica Análisis

Acto final y epílogo en Brasil

EMERSON U. CERVI

Los minutos finales de la noche del 12 de septiembre en Brasil marcaron el último acto institucional delimpeachment de Dilma Rousseff. Hubo, sin embargo, un epílogo a ese acto cuando el actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, anunció el resultado de la votación para la retirada del acta de diputado al expresidente del Parlamento Eduardo Cunha (PMDB), con 450 votos a favor, 10 contra y 9 abstenciones. Se puso así fin a la trayectoria política del responsable del inicio y organización de todo el proceso contra Rousseff.

Cunha fue el primer presidente del Parlamento en aceptar una petición de impeachment contra un presidente brasileño desde el que sufriera Fernando Collor de Mello, en 1992. Entre Collor y Dilma, dos expresidentes, Fernando Henrique Cardoso (PSDB) y Luis Inácio Lula da Silva (PT), recibieron decenas de peticiones similares (que en Brasil puede presentar cualquier ciudadano al presidente del Parlamento). Sin embargo, ningún presidente de la Cámara había dado continuidad a dichas peticiones. En diciembre de 2015, Cunha aceptó abrir el proceso contra Rousseff. No fue esta la única acción parlamentaria de Cunha: en mayo de 2016 también fue el primer presidente de la Cámara suspendido por una decisión unánime del Tribunal Supremo Federal, que alegó que Cunha estaba entorpeciendo las investigaciones de la operaciónLava Jato, en la cual él también era investigado por malversación de recursos públicos, evasión fiscal y por recibir comisiones por contratos de servicios de Petrobras.

Los casos de Rousseff y Cunha son resultado de procesos políticos paralelos e interconectados. Todo empieza en octubre de 2015, cuando pequeños partidos de izquierda presentan un escrito al Consejo de Ética de la Cámara de Diputados contra Cunha. La denuncia por “quiebra del decoro” contra el diputado alegaba que había mentido en la comisión parlamentaria que investigaba los desvíos de dinero en Petrobras, en paralelo a la operación Lava Jato. En esta comisión, Cunha afirmó que no tenía cuentas fuera de Brasil. Al día siguiente, la Fiscalía Federal brasileña y la de Suiza divulgaron la existencia de cuentas a nombre de Cunha y de su mujer. El Consejo de Ética del Parlamento brasileño se vio obligado así a iniciar el proceso de destitución contra Cunha, quien esperaba contar con los votos de los diputados del PT para que la denuncia no tuviese continuidad. Sin embargo, el PT votó contra él, siendo ese voto decisivo para el avance de la denuncia. En diciembre de 2015, Cunha aceptó la apertura de un proceso deimpeachment contra Rousseff, votado solo cuatro meses después en la Cámara de Diputados. Con el voto final del Senado en agosto de 2016, se confirmó la salida de Rousseff de la presidencia de Brasil.

El proceso de impeachment ha avanzado en paralelo a la denuncia contra Cunha en la Comisión de Ética, aunque con visibilidad pública más pequeña. En mayo de 2016, cuando ya se sabía que la salida de Rousseff de la presidencia era cuestión de tiempo, Cunha, como presidente de la Cámara, entró en la línea sucesoria de la presidencia del país, ya que en Brasil al vicepresidente del gobierno lo sigue el presidente de la Cámara de Diputados para asumir la jefatura del Estado. Sin embargo, un juez del Tribunal Supremo decidió que la Comisión de Ética del Parlamento votara sobre la continuidad de Cunha como diputado ante las sospechas de su involucración en el caso Lava Jato.

Del mismo modo que el impeachment de Rousseff fue un juicio político con una justificación débil sobre su responsabilidad, en el caso de Cunha también se ha tratado de una acción política por parte de los diputados y del nuevo gobierno. Si el impeachment de Rousseff tuvo como objeto sustituir a la presidenta por el vicepresidente y por partidos de oposición en medio de una grave crisis económica y política, la retirada del acta de diputado a Cunha fue una demostración pública de que la élite política no está dispuesta a proteger en este momento a los denunciados por corrupción. Se trata, no obstante, de una demostración pública, y no tanto de un acto efectivo contra la corrupción endémica en el Estado, pues la destitución de Cunha se produjo en medio de diversas campañas electorales en los municipios.

 

brasil_estadisticas

 

La investigación contra Cunha fue emblemática. En abril, en la votación del impeachment de Rousseff, Cunha fue el principal articulador contra el gobierno: de los 513 diputados federales brasileños, consiguió 367 votos a favor de la destitución de la presidenta. En la votación contra Cunha, se recogieron 450 votos. Es decir, toda la base parlamentaria que el expresidente de la Cámara logró para el impeachment de Rousseff se volvió contra él con más fuerza cinco meses después. Solo 10 diputados votaron en favor de Cunha la noche de 12 de setiembre.

En cualquier caso, desde el punto de vista jurídico, los procesos son incomparables, ya que contra la presidenta había una denuncia de irregularidad, mientras que Cunha tiene investigaciones abiertas por su implicación en la operación Lava Jato, además de otras.

El nuevo presidente, Michel Temer (PMDB), espera estar en mejores condiciones ahora para continuar el mandato heredado. Hasta la fecha, se producen semanalmente manifestaciones en las principales ciudades brasileñas contra Temer y que piden la convocatoria de nuevas elecciones.

Más allá de esto, entre agosto y septiembre se están llevando a cabo las campañas para la elección de 5.500 alcaldes y más de 57.000 concejales, en los comicios municipales que se celebrarán en octubre en todo el país. A diferencia de años anteriores, el presidente ha estado fuera de la campaña en las grandes ciudades, y la figura de Temer como apoyo político no ha aparecido. Asimismo, los emblemas de los grandes partidos aparecen camuflados y los candidatos locales centran el debate en las cuestiones municipales, mostrando un deseo expreso de aislarse de la política nacional ante el desgaste por las denuncias de corrupción que afectan a gobierno y oposición. El deterioro de los partidos políticos es generalizado.

abr
22
Julian Martínez Ramos
Pronunciamiento Autoridades FLACSO sobre Brasil
Anuncios, Noticias
0
, , , , , , , ,
LOGO SG

Las Autoridades de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, ante la situación que vive la República Federativa del Brasil y considerando:

1. Que la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), a través de sus Secretarías Generales, se han pronunciado sobre el proceso político de ese país manifestando su preocupación por la posibilidad de enjuiciamiento político de la Presidenta Dilma Rousseff, desbordando el marco legal brasileño, sin que haya indicios penales ni proceso judicial alguno que la haya encausado o juzgado.

2. Que un juicio político en esas condiciones, y la eventual destitución de la Presidenta como consecuencia del mismo, atentaría contra la institucionalidad democrática fundamentada en la legitimidad electoral, no sólo de Brasil sino de toda la región.

Declaran:

1. Hacer suya la preocupación de los organismos internacionales a propósito del juicio político a la Presidenta Rousseff.

2. Respaldar la institucionalidad democrática en América Latina, que se encuentra actualmente en riesgo por los acontecimientos que se están desarrollando en Brasil.

3. Hacer votos para que los temas de conflicto político en Brasil se resuelvan en el marco del cumplimiento estricto de sus leyes y Constitución.

                        

Gerardo Caetano                                           Adrián Bonilla
Presidente del Consejo Superior                    Secretario General

San José de Costa Rica, 19 de abril, 2016

 

abr
19
Julian Martínez Ramos
Urnas y Democracia: La democracia brasilera en la encrucijada
Anuncios, Noticias, Seminarios
0
, , , , , , , , , , , ,
seminario_urnas_19_abril_WEB

Flacso España y el Programa de Doctorado en Estado de Derecho y Gobernanza Global invitan a un nuevo encuentro del Seminario Urnas y Democracia. En esta ocasión especial se analizará el panorama brasilero en la coyuntura del juicio político a la presidenta.

SEMINARIO “LA DEMOCRACIA BRASILEÑA EN LA ENCRUCIJADA”
Ponentes: Manuel Alcántara (Universidad de Salamanca)
Rodrigo Rodrigues-Silveira (USAL)
Emerson Cervi (Universidade Federal do Paraná)
Carolina Marinho (USAL)
Martes 19 de abril de 2016
12.30 h.
Salón de Actos Minor (Aula oo9)
Facultad de Derecho
seminario_urnas_19_abril_WEB